lunes, 29 de junio de 2009

EL SECRETO

Hay dos tipos de amigos en esta vida, los amigos con los que creces y el destino puso en tu camino, de los cuales aprendes y te aferras de vez en cuando; y los amigos del alma, que son los que escoges cuando vas madurando y son ellos los que te hacen darte cuenta realmente de lo que vales, lo que eres y de lo que quieres ser, pues estos, "los amigos del alma", son tu reflejo y tu grano de arena en las playas de las buenas amistades.
Ante esto no hay mejor combinación que un amigo de la vida, convertido después en amigo del alma.
Así es mi amigo Beto, del cual obtuve el siguiente texto. Y en honor a tan agraciada forma de ser y de expresar todo lo que llevas dentro, me permito amigo hacer publico esto que tu me dejaste mostrar. (Gracias por contarme algunos de tus secretos)


EL SECRETO

Hace algunos años, unos amigos de la prepa me invitaron a lo que sería una reunión de ex alumnos, la verdad es que yo no estaba muy interesado en asistir pero al final, por curiosidad, fui. No hubo muchos, quizá éramos unos 8 o 9, pero entre ellos estaba una compañera a la que casi nadie pelaba y que no era, para nada, guapa. Tras platicar y brindar con algunos tequilas la fiesta fue subiendo de tono y comenzaron las preguntas indiscretas, cuando le tocó el turno a esta compañera le preguntaron que quien había sido su amor platónico durante la prepa a lo que respondió sin titubeos que había sido y seguía siendo yo.
Todos entonaron el clásico sonido de burla mientras ella se me quedaba mirando de una manera muy extraña, como intentando decirme algo. La fiesta continuo y en algún momento ella se me acerco y me pidió mi numero celular con el pretexto de estar haciendo una lista de todos los ahí presentes, sin problema le di mi numero y continúe brindando. Aproximadamente a la media hora sonó mi celular, cuál sería mi sorpresa, era ella quien me escribía, me decía que tenía un sueño desde la prepa y que quería volverlo realidad esa misma noche, que quería pasar el resto de la noche conmigo, que si estaba interesado por favor le escribiera de regreso y que en caso contrario no respondiera, que ella actuaria como si nada hubiera sucedido.
Algo extraño sucedió en mi cabeza, aun no sé por qué, pero me puse a pensar en cuantas veces había yo soñado estar con una chava de la misma prepa y que al final, por razones estúpidas, nunca lo había intentado y me había quedado con ese sueño… pensé que si ese era un sueño para ella y en mis manos estaba volverlo realidad, pues no había nada que perder, que los dos saldríamos ganando. Le conteste que si estaba interesado que contaba conmigo para lo que restaba de la noche. Mientras tanto la fiesta seguía a todo vapor y nadie sospechaba nada.
Yo seguí tomando, nervioso, sin saber que sucedería. A la media hora un mesero me trajo una nota, en ella se podía ver un croquis y el nombre de un motel, más abajo decía: “pregunta en que habitación estoy, nos vemos en 45 minutos”. En ese momento se levantó, comenzó a despedirse de los demás y cuando llego mi turno me dijo rápidamente, “no me dejes plantada eh!”.
El lugar no estaba lejos, calculé que me tomaría unos 10 minutos llegar, decidí seguir platicando con los demás pero me fue imposible, cientos de preguntas llegaban a mi cabeza y no quería responderlas, no quería dejar que la razón entrara en acción. Miré mi reloj, si quería llegar debía comenzar a despedirme, apure mi trago y entre abrazos, besos y clásicas frases de no te pierdas emprendí la graciosa huida.
Subí a mi auto, tracé en mi mente la ruta más corta y, con nerviosismo, emprendí el camino. Llegue al mentado lugar, pensé que quizá todo podía ser una broma, si era así entonces aprovecharía y pasaría la noche ahí, no tenía pensado regresar a Puebla hasta el día siguiente y en algún lugar tenía que dormir. Pregunte por ella y, para mi sorpresa, me dijeron en que habitación estaba, no recuerdo el numero, deje mi auto cerca de la entrada y caminé, toque la puerta y ahí estaba, sonriendo.
Pasé a la habitación, me dio un caballito con tequila, me senté en la cama y cuando iba a decirle algo, ella se me adelantó. Con la cara serena, mirándome a los ojos y con una voz que denotaba mucha seguridad me dijo: “Alberto, siempre he estado enamorada de ti y no pienso dejar pasar esta oportunidad, quiero estar contigo esta noche y quiero pedirte una cosa más”.
Mi mente comenzó a trabajar rápidamente pero jamás me esperé lo que me dijo a continuación: “Quiero tener un hijo tuyo”. No estoy seguro de cuál fue mi reacción pero debí de haber puesto una cara muy fuera de lo normal porque me dijo: “No te preocupes, no quiero una relación contigo, no quiero nada, solo quiero un hijo tuyo para poder recordarte el resto de mi vida”.


Me dolía mucho la cabeza, me costaba trabajo abrir los ojos y cuando al fin me pude incorporar noté que estaba solo, ya era de día y sobre la mesa había una nota, decía: “Gracias Alberto”.



Hasta la fecha no recuerdo bien que fue lo que sucedió y no lo pienso mucho.

11 comentarios:

marichuy dijo...

Ana A.

Me gustan las dos clases de amigos; pero sin duda los amigos del alma son irreemplazables.

Wow con El Secreto. Uno pensaría que estas historias no existirían más que en el cine... y qué tal que si se dan en la realidad.

Saludos

Ana A. dijo...

Mary,
¿Verdad que es muy bueno su secreto...?
Si, los amigos que escogemos con el alma no tienen precio en nuestras vidas.

MauVenom dijo...

Yo creo que sólo hay un tipo de amigos y son los del alma

la historia es muy buena... me da un poco de miedo porque he estado justamente en esa situación pero me negué rotundamente a tener un hijo del cual no me iba a hacer responsable

sin embargo nunca dejas de preguntarte... y que tal si...

Besos Anne

Ana A. dijo...

Creo que soy igual que mi amigo, no me habría quedado co las ganas.
Los amigos del alma son eternos, más allá de la vida, probablemente por eso sean los únicos.

marichuy dijo...

Una mujer enamorada puede hacer cualquier clase de sacrificio por el hombre que ama, sin embargo ese hombre que amas tiene que aprender tambien a valorar lo que haces por él, mira te propongo algo, dejalo libre y que el se vaya, tu continua con tu vida normal, no lo presiones, ni lo acoses, pienso que le falta un poco de madurez a la relacion y eso es en ambos lados...

marichuy dijo...

Otro punto que veo importante es este: ha sido mi compañero en la escuela, mi colega, hacíamos trabajos y estudiábamos juntos, prácticamente nos veíamos a diario.

No habla de compañerismo de pareja,habla de un compañerismo de estudiantes, logico que al salir de la escuela, eso se tenia que acabar, quizas la relacion se malinterpreto.

Si, bueno yo cuando estaba estudiando tambien tenia compañeros que veia a diario, iban a mi casa yo iba a la de ellos, saliamos en equipo, nos pasabamos tareas, pero no por eso estoy enamorada de alguno de ellos.

Hablo de malinterpretacion de los dos, confundieron el amor de estudiantes al amor de novios...la escuela era su lazo y el pretexto para verse, porque solo habla de las cosas que hicieron juntos PERO EN LA ESCUELA!!

Ay miren es muy sencillo...simplemente "una amiga" a ella le dices el chico que te gusta, van a clases juntas, van en el mismo grupo, hacen tarea juntas... ¿y que pasa cuando se salen de la escuela?, la relacion logicamente ya no es la misma.

Ana A. dijo...

Mary,
Yo creo que ella es la confundida, porque él no tenia ni idea de lo que sucedía, el sólo aceptó el reto y ya. La que tenía mente divagadora era ella....yo digo.
Y las mujeres que amamos demasiado, sufrimos demasiado. Ni hablar...

tnf25 dijo...

Yo como decia la Union, hay que tener amigos hasta en el infierno, pero de verdad...y el relato...me quede como de a siete...abrazos!

CAVA dijo...

HOLAAAA...!¡!

OYE QUE BUEN RELATO EL DE TU AMIGO...

TU COMO ESTAS ?
TE MANDO SALUDOS, BESOS Y ABRAZOS.

BELMAR dijo...





«Cada rincón de un minúsculo florecer se hace cotidiano tras la palabra hasta habitar lo des-habitado como infante frente a la hoja en blanco.»

BELMAR

Juan! dijo...

Que buen post!!!

Y es cierto… no hay mejor combinación que un amigo de la vida que se convierte en amigo del alma.

Yo ya me rendí con esto de las relaciones sentimentales… así que me quedo con un ¿Por qué no? La verdad ya no me atrevo a juzgar nada.

Besos



-J